29 de març, 2006

El viatge a la felicitat/El viaje a la felicidad

"Dentro de unos años el sistema educativo enseñará a los niños que el primer paso en la búsqueda del bienestar radica en aligerar el denominador( ...)

Mediante evaluaciones ponderadas, los niños descubrirán(...) la influencia nefasta del adoctrinamiento grupal, su grado de desconfianza en los procesos automatizados y en qué medida su miedo emocional supera las exigencias del estado de alerta necesario para la supervivencia. (...)

El aprendizaje del numerador será más arduo. Asimilarán que sus padres llamaban "forma racional de pensar" a una reliquia milenaria y que las emociones -lejos de representar la perversidad- exigen adentrarse en su conocimiento y controlarlas una a una. Mediante experimentos prácticos se enseñará a los niños a saber ponerse en el lugar del otro, a empatizar y ( ...)"

Eduardo Punset,
El viaje a la felicidad
Las nuevas claves científicas
Destino -Imago mundi

... y luego viene la fórmula de la felicidad...
¡Fijaos en lo importante que es lo que que he señalado en violeta!
No hace falta que diga que os recomiendo el libro... ¿a que no?
... i després ve la fórmula de la felicitat...
Per favor, fixeu-vos en l'important que és el que poso de color violeta!
No cal que us digui que us recomano el llibre, eh que no? (acaba de sortir l'edició en català)

12 comentaris:

Trenzas ha dit...

Yo sí puedo oir a la Callas cantando La "Casta Diva", aunque cuesta un poco al principio porque la música parece que va a empujones hasta que arranca del todo. No hace falta que dimitas, de momento :DD
Bueno, he estado leyendo todo lo que me faltaba del blog, que era mucho :( y algunos de tus artículos.
Me alegro de que estés ahí, preciosa, con tanta información que dar y tantos buenos pensamientos que compartir.
No vale para nada lo que sentimos y sabemos si no hacemos eso; compartirlo.
Y voy a intentar encontrar el libro de Punset, en cuanto me quede un poco de tiempo libre en horas en que estén abiertas las librerías, que ya es difícil :DD
Un beso, preciosa

Zifnab ha dit...

Me mola Punset. Creo que es una perversión como otra cualquiera, pero a mi me mola

Si te apetece la temática, te recomiendo la Conquista de la felicidad de Bertrand Rusell

Se feliz

Albert de la Hoz ha dit...

Sí, també sento la Callas amb Casta Diva. El que diu i escriu Punset és interessant i com diu Zifnab potser hauria de rellegir The conquest of happiness, que vaig comprar fa anys a la botiga Russell que hi ha o hi havia prop del Museu Britànic

telemarkado ha dit...

"Empatizar", odio esa palabra. Creo que todos los teleopes la odiamos.
Tomo nota de la recomendación.
Por cierto sí puedo oir la Callas, siempre olvido que tengo bloqueado el javascript...

Arare_ ha dit...

Trenzas, se agradece la lectura, creo que leer blogs es un "crédito de libre elección". Y si, lo bueno de lo que tenemos - todos- es compartir...

zifnab, ojalá todas las perversiones fueran de este tipo, jajaja!

Albert, tal com diu zifnab i com recomanes tu, llegiré Bertrand Russell (aquest estiu m'hauré d'emportar una maleta plena de llibres)

besos a discreción

Mel.la ha dit...

Arare, aixo de la empatia, vols dir que es pot ensenyar?, a mi em sembla que es té o no es té. Es porta a dins. Crec jo? No es que hi entengui massa.

jcp ha dit...

l'empatia em sembla un univers meravellós inexplorat, i una autèntica arma de "doble filo", se n'hauria de conèixer millor el seu funcionament... encantat de trobar-ne referències.

Arare_ ha dit...

L'empatia només és un esforç - depenent de la manera de ser de cada persona, serà més gran o més petit- per acostar-nos als altres... però ara he de sortir, se'n pot seguir parlant i ho faré!

La empatía sólo es un esfuerzo - dependiendo de la manera de ser de cada persona, ese esfuerzo será mayor o menor- para acercarnos a los demás... pero ahora tengo que irme, podemos seguir hablando de ello y lo haré!

Que tingueu/tengais un feliç /feliz dia!!!

Son55m2 ha dit...

Aych... Arare... Ojalá... Pero me temo que... Tal vez tenga un día especialmente pesimista (o realista) pero:
- Hoy en día es bien poco el profesorado que aplica conceptos "humanistas" en el aula. Algunos porque no saben, en la mayoría de casos porque la cantidad de materias (necesarias) es tan grande que no da tiempo a plantearse nada fuera de ese currículum.
- A los niños les suele funcionar más el miedo al castigo, a la vergüenza, a no sentirse integrado en el grupo, etc que el ponerse en el lugar del compañerito (me da esa sensación... Ya te digo que hoy creo que tengo un día torcido).
- A esta sociedad le importa bien poco el bienestar emocional (aunque irónicamente todos los anuncios publicitarios intentan tocar esa fibra en las personas).
Tendría que hacerse una gran revolución en ese sentido.

Petonets y bon cap de setmana en aquest mar tan bonic.

Arare_ ha dit...

buf buf, acababa de hacer un comentario de aquellos que te salen "sin levantar el lápiz" o si queréis, sin levantar los dedos del teclado, y las brujas informáticas "se me lo han llevado a la virtualidad", cachis...

Bueno, simplemente, decía que me llaméis ingenua si queréis, pero creo que todo pasa por la educación (y sobre todo la educación en casa, ya que la escuela no puede ni tiene por qué dar abasto a todo como se le lleva pidiendo desde ya hace demasiado tiempo)...

y decía también que qué debate más bonito...

en fin, gracias, reina mora, también, por tu opinión. Y que un besazo.

Xurri ha dit...

Decía,e intento decir por segunda vez antes que el blogger se lleve mi comentario al limbo de nuevo, que me parece extremadamente brillante la frase "que el primer paso en la búsqueda del bienestar radica en aligerar el denominador".

Cuántas veces el denominador distorisiona la realidad tirando de ella para hacerla comparadora y agresiva...

De todos modos, sin conocerla, desconfío profundamente de la fórmula de la felicidad. Llámame descreida.

Arare_ ha dit...

¡Descreída!
Lo mejor del libro no es la fórmula de la felicidad, amiga! Lo mejor del libro es el libro en si... y lo que acaba viniendo a decir (o eso es lo que yo entiendo) es, como Kavafis, que la felicidad está en el mismo proceso de su búsqueda.

Un petonet més agnòstic que descregut!