16 de gener, 2006

De caminos y molinos

Caminar el día a día se hace duro, a veces, pero, efectivamente, con un par de impromptus schubertianos se hace mucho más llevadero.
La felicidad existe: ese mismo alguien a quien me refería antes me enseñó que la tenemos en nosotros mismos, sólo hay que concentrarse un poco y la encuentras.
De todos modos, hay algo que ya intuía pero que Eduardo Punset en su "El viaje a la felicidad" y de Kavafis en su "Viaje a Itaca" me han ayudado a poner en palabras... (ya sabeis, la seducción de las palabras está ahí) y es que la felicidad no está en el objetivo último sino en el proceso de búsqueda de la misma. Esto enlaza perfectamente con lo anterior. Búsqueda de uno mismo, momentos felices, momentos llenos de palabras, momentos llenos de música, momentos llenos de miradas,momentos de silencio...
Uf!! tengo la nevera vacía... lamentablemente hay que volverse pragmática a veces.
¿Lo traduzco? va, lo traduzco, para que mi blog siga teniendo la categoría de bilingüe.
Caminar el dia a dia es fa dur, a vegades, però, efectivament, amb un parell d'impromptus schubertians sempre es fa més suportable.
La felicitat existeix. Aquest mateix algú de l'entrada anterior em va ensenyar que la felicitat és a dins d'un mateix. Només t'has de concentrar una mica i l'acabes trobant.
De tota manera, hi ha alguna cosa que jo ja intuïa però que Eduard Punset en el seu "El viaje a la felicidad" i Kavafis en el seu "Viatge a Itaca" han posat en paraules, ajudant-me a entendre-ho (ja sabeu allò de la seducció de les paraules) i és que la felicitat no és a l'objectiu marcat sinó a la recerca mateixa de l'objectiu, és a dir: al procés. I això enllaça perfectament amb l'anterior. Recerca d'un mateix, moments feliços, moments plens de paraules, moments plens de música, moments plens de mirades, moments plens de silenci...
Uf! tinc la nevera buida. Lamentablement m'he de tornar pragmàtica, de vegades!

2 comentaris:

Carlos ha dit...

Chica guapa, a veces veo una hoja, y es suficiente. ¿Responde esto a tu idea de la felicidad? Intento aprender de esa hoja que una vez acompañó a muchas otras, y juntas levantaron una encina, y la encina prendió un bosque de magnífico verdor,y el bosque completó el paisaje de un mundo lleno de vida. La felicidad completa: no existe, depende de tantas cosas, depende de todo, y ese todo lo tenemos que cuidar. Existe la hoja.
Saludo.

angel ha dit...

Surgen del silencio y a él regresan. También por eso no son inocentes, sin duda, las palabras....